Como Debemos Orar

by Quiero Creer


La primera oración que nos aprendemos desde niños es la oración que enseño Jesús, pero es un modelo de oración y si bien es bueno enseñársela a nuestros hijos, ya de más grande tenemos la misión de enseñarla como modelo y no como oración repetitiva.

Para quien no sabe cómo orar les quiero mostrar este hermoso modelo de oración para que en los momentos de angustia y agradecimiento a Dios.

Lo primero es aceptar que Dios es el único Dios, nuestro creador y nuestro salvador, además debemos hacerlo de corazón y humillados, también debemos hacerlo en un lugar donde haya una privacidad y donde nada nos moleste la mejor hora es de madrugada cuando nada nos puede interferir en nuestra conversación con Dios, no es necesario hacer una oración con frases técnicas ni rebuscadas, porque no sería real, nuestra oración debe ser como un hijo le pide a su padre sometiéndose a su autoridad.

Padre nuestro que estás en los cielos:
Esto es lo primero que debemos entender y reconocer que Dios es nuestro padre celestial, pero él es padre solo de quien lo acepta como el único Dios. Si no lo has aceptado como el único Dios la oración comenzara mal.

Santificado sea tu nombre: Dios es santo y su nombre es santo no puede ser usado en vano y tampoco para oraciones donde se pide por algo contrario a la voluntad de Dios o que este fuera de los conceptos que él nos ha enseñado.

Venga tu reino: Que su reino celestial se acerque cada día más a nosotros, pero nosotros también debemos acercarnos al reino de Dios y como reino él es el Rey y nosotros sus sirvientes debemos reconocerlo como nuestro Rey.

Hágase tu voluntad como en el cielo así también en la tierra: Siempre debemos pedir que sea la voluntad de Dios y no la nuestra, debemos pedir con humildad entendiendo que Dios, responde como quiere y cuando quiere. que lo importante es que la voluntad de Dios sea hecha.

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy: Esta es una promesa de Dios, a sus hijos nunca le faltara el pan y siempre debemos pedir este alimento tanto espiritual como carnal, ambos van de la mano y así también debemos agradecer por lo entregado y bendecir lo que Dios ha puesto en nuestras mesas.

Y perdónanos nuestros pecados: El ser humano no debe pecar, pero siempre pecamos en nuestra humanidad por eso siempre hay que pedirle perdón a Dios por nuestros pecados, una mentirita piadosa es pecado quizás para nosotros es absurdo, pero para Dios es aberrante.

Porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben: Los hijos de Dios deben orar por quien les hace mal y no para pedir venganza por parte de Dios, sino orar para que él también sea perdonado, así como lo hizo Jesús en la Cruz diciendo Padre perdónalos porque no saben lo que hacen, así mismo debemos pedir por quien nos hace daño y perdonar de corazón y poner la otra mejilla otra enseñanza de Jesús.

Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal: Debemos pedir a Dios que nos aparte de toda tentación porque a manera humana es difícil no caer en las tentaciones, pero con la ayuda de Dios podemos pasar las tentaciones, esto no significa que viviremos en una burbuja sino significa que con al pedir estamos entendiendo que las tentaciones no son nada provechoso para nuestras vidas y le pedimos a Dios que nos aparte de ese mal que haría a nuestras vidas.

Por qué tuyo es el poder y la gloria: Debemos terminar la oración como la empezamos entendiendo que el poder y la gloria es toda de Dios y nada es de nosotros aun cuando Dios no responda la oración, siempre el poder y la gloria será de él y si ha cumplido nuestros deseos del corazón es para su gloria y no para la nuestra, es para que su nombre sea exaltado y no el nuestro.